Historia de una Inmigrante

Guatemala era una cuidad muy pobre. Era muy difícil encontrar trabajo, no tenía nada de dinero para ayudar a mi familia. Me decidí a venir a los Estados Unidos a los 37 años en el año 1984. Tenía que dejar a mis dos hijas y a mi mami. El coyote me dejó en Los Angeles, cuando llegue no tenía nada conmigo. El coyote me pidió $500 pero no tenía nada. Una amiga me fue a recoger de Palm Springs y me hizo el favor de pagar los $500 que debía. Mis hijas tenían 9 y 10 años cuando las deje. Mis hijas se vinieron a los 16 años. Primero llegó mi hija mayor y después mi hija menor. Después mi mama venía con visa cada 6 meses, hasta que le regale papeles para ser ciudadana. Compre una casita en Palm Springs. Trabajaba en el hotel Hyatt. Mis hijas empezaron a trabajar allí también. Me recuerdo que en esos tiempos me costaba un pollo 75 centavos. En el trabajo me pagaban 4.25$ la hora. Muchas tiendas hoy eran desierto. He tenido mi casa por 33 años, gracias a Dios. Les regale papeles a mis hijas y ahora todos somos ciudadanos. Cuando me empeze a venir a los Estados Unidos se vinieron mis primos y hermanos también. Hoy tengo una familia grande viviendo en Palm Springs, y muchos vivieron en mi casa hasta que encontraban en donde vivir. Estamos felices viviendo en los Estados Unidos.

 -Vilma Rodríguez